26 de agosto de 2009

27/08/09: D - Day



Sobre el anuncio de la Ley de Medios, a mi se me había ocurrido lo siguiente: que la misma pueda ser presentada en compañía de la gente que la apoya. Progresistas, ladriprogresistas, progrefacilonguistas, etc., etc.; periodistas que dijeron estar a favor, como Víctor Hugo Morales, Jorge Lanata, o los actores "que no son K, peeero". Por ejemplo, la presidenta hablando en el atril, y atrás de ella, para que se vean bien, los señores estos, sentados o parados, y enfocados reiteradamente por las cámaras, como signo de respaldo. Al escribirlo se me viene a la mente las imágentes de Tato Bores y los artistas y periodistas entonando "la jueza baru budu budia...".

El problema es justamente el consentimiento de los actores sociales citados. Hay un 80% (por zarazear) de probabilidad de que digan que no.

Aunque la cosa debería ir mucho más allá de considerar si nos cae bien o mal Lanata, o cualquiera. Y para Lanata lo mismo: no importa si Cristina no le agrada. Deberíamos concentrarnos en el objetivo. Pero es poco posible que las personas antes mencionadas se la jueguen, no solo desde sus programas o espacios de trabajo, sino con cuerpo y alma en el recinto mismo en donde se anuncia el desembarco a Normandía.

Por otro lado, luego del paro agropecuario lanzado, la cosa se complica aún más. Más frentes abiertos de los que se debería. Y otro con el Lole.

Pero bueno. Todo mi apoyo espiritual para los que mañana vayan a respaldar el acto de presentación (bis) de la Ley de Medios.

¡Y a democratizar!