20 de diciembre de 2009

¡Hasta los 50 quintales, siempre!



50 por hectárea, se entiende. Es que no sé quienes son los meteorólogos que asesoran a Miguel Bein, pero lo que sí sé es que han acertado y con creces. Es más, pueden estar fallando, pero no porque no garue, sino porque, y para expresarlo científicamente: ¡estoy repodrido de la lluvia!

El agua cae día tras día, o día por medio, o dos veces por semana (como mínimo), desde hace uno o dos meses. Al menos, por mis pagos (Santa Fe Capital y alrededores). En estos momentos, se cumplen 8 horas de diluvio ininterrumpido.

"(...) ya que la recuperación del sector agropecuario adicionaría, en forma directa e indirecta, nada menos que 1,7 p.p. al crecimiento del próximo año, que estimamos en nuestro escenario base –sin apertura al crédito- en 4,2% con 15,5% de inflación (puja distributiva mediante), pero que se eleva hasta el 6% con 17% de inflación si el Gobierno abre el crédito."

Con nulo rigor digo: Miguel, te quedaste corto con el 1,7 p.p. ¡Mirá la realida', papá!