23 de diciembre de 2009

Suspendiendo de la incredulidad, les digo Feliz Navidad


Y podemos llegar a coincidir con el amargo de Martincho, pero bueno. Hagamos una pausa ideológica para agradecer.

Gracias a todos los que pasaron por aquí este año.
Gracias a todos los que comentaron alguno de los escuetos posts que desgraciadamente publiqué.
Gracias a los que no pasaron jamás, y por ende, no están leyendo esto.
Gracias al que está entrando ahora por primera vez, y que no regresará jamás.
Gracias a los que me insultaron.
Gracias a los que no.
Gracias a todos los compañeros bloggers, del Grupo A, B o C, por los excelentes textos que me (nos) brindaron a lo largo de todo este año (salvo Quintín, Majul y Fernando Iglesias).
Gracias a por la hospitalidad. Y por la hostilidad también.
Gracias por la calidad de los debates.
Gracias (a quien corresponda) por la Ley de Medios.
Gracias (a quien corresponda) por la Asignación Universal.
Gracias también a la señora que compró hoy en la librería, chocha, un libro de 500 páginas.
Gracias a las 880 de "El presidente que no fue"; allá vamos.
Gracias a los que me linkearon. Sin ellos no habría visitas.
(Mención especial: Gracias Artemio)
Gracias totales a todos los demás.

Un gran saludo gran, y Feliz Navidad, o Nabidad.
Y para los compañeros agnósticos,

¡Feliz Año Nuevo!

4 comentarios:

guille dijo...

Que te recontra ,asesor.
Feliz Navidad.

El Asesor dijo...

Gracias Guille! Date por saludado con el post! Je.

Abrazo

Lucas Carrasco dijo...

Felicidades, eh.

Un abrazo.

Ricardo dijo...

Asesor: un abrazo para usted, otro para Rottemberg y ninguno para Mirtha, que aunque estemos imbuidos del espiritu navidenio, no nos da para tanto, je.