8 de enero de 2010

Evangelio según San Magnetto

Creo en Clarín,
Pasquín Todopoderoso,
Creador de malos y vicepresidenciables.
Creo en Redrado, uno de sus Hijos,
Nuestro Banquero,
que ha resistido por obra y
gracia de nuestra presión.
Nació de Néstor Kirchner,

padeció bajo el poder de Néstor Kirchner,
fue destituido,
por decreto y echado,
descendió a los infiernos,
al otro día reasumió de entre
los banqueros muertos,
subió a los cielos

y está sentado a la derecha

de Cobos, Vice Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a
postularse frente a los vivos y con los muertos.

Creo en las instituciones,
la honestidad intelectual de Lozano,
la reasunción de Redrado,
el perdón de los mercados,
las cagadas que se manda el oficialismo
y la independencia de Clarín,

Amén.

1 comentario:

MONA dijo...

No se merecen pertenecer a una oración. Aunque es cierto lo que decís.
Estar en la oposición es más fácil. Las ideas que expresan cada uno de los opositores, que actúan como enemigos de la Patria, son replicadas hasta el hartazgo por los grandes medios. Ser opositor dá réditos. Un político insignificante, logran engrandecer su imagen siendo opositor... y si no, fijate cómo lo levantaron a Cobos, que no es nadie, que ostenta el valor de haber votado por consejo de una hija jovencita, sin experiencia.
Los discursos opositores producen emociones varias, y violencias en el ánimo, que a veces se expresan cabalmente! Un discurso de construcción de la República suena a trabajo mancomunado, a poner el hombro, a hacer algo con otros... y eso ya es más difícil.
Estoy muy enojada con los esos opositores.