11 de febrero de 2010

Licuando el progresismo

"LARGÓ EL BCRAK" largó Crítica. Por un lado, la burda repetición. Por el otro, pretender desprestigiar a partir de aquella letra.

Uno puede pensar: bueno, si la medida o la personalidad no es la preferible, o es impresentable, está bien: hastíennos con la K.

Viendo que de lo que se trata ahora es del inicio de la gestión de Mercedes Marcó del Pont, que no es una impresentable, ni una conservadora ni una economista ortodoxa, podrían haberse evitado el facilismo periodístico y el cliché por excelencia de la era 'K', valga la redundancia.

Ahora los progres "C" se disgustan con la poca autonomía que, supuestamente, tendrá el Central. Como si antes hubiera sido independiente. Como si no fueran realmente progresistas, y prefirieran sostener uno de los argumentos de stablishment para fundamentar sus notas.

De pronto, no solo el Gobierno no es impolutamente de izquierda, sino que los que lo acusan de conservador se incendian con sus propias palabras, usos periodísticos mediante.

Ya lo dijo Macaluse: la derecha está en todos los espacios. En Crítica también.

2 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Diario berreta como pocos, a pesar de algunos de los que escriben ahí.

Linea editorial de lobos con piel de corderos.

Diario ideal para los jóvenes lectores de La Nación que no se bancan el tamaño del papel de ese Diario, que es el qeu leen sus papis.

Javier dijo...

Si alguien encuentra algun progre de izquierda en Crotica me avisa por favor

Muchas gracias