26 de agosto de 2009

D'oh!

D'oh!

Opinen, opinen. Principalmente, sobre este último párrafo de la nota, que trascribo a continuación:


"El 11 de julio de 2007, la Corte Suprema falló por primera vez en favor de los intereses de los dueños de Clarín. El máximo tribunal decidió que Casación atendiera el reclamo de Marcela y Felipe Noble –los hijos que Ernestina Herrera adoptó durante la dictadura militar– que no querían que los datos del analisis de ADN para determinar si son hijos de desaparecidos quedaran en el Banco de Datos del Hospital Durand. En respuesta, los abogados de la familia Lanuscou, querellantes en la causa, plantearon una acción de nulidad y denunciaron a Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Enrique Petracchi por “acciones de fraude y dolo” alegando la participación de los tres jueces en fiestas, ágapes, conferencias y charlas organizadas por el holding de la dueña de Clarín, imputada en la causa.

La vicepresidenta del tribunal, Highton, fue la más elocuente: estuvo en la Fundación Noble el mismo día en que la Corte falló a favor de Ernestina."