2 de septiembre de 2009

Agustín Rossi escribe en El Litoral

Un momento histórico

Agustín Rossi (*)

Rosario vive desde ayer días históricos. Es el momento que los militantes del campo nacional y popular esperamos y por el que luchamos desde hace más de dos décadas: el tiempo en que los militares, policías y civiles que planificaron y ejecutaron el plan de exterminio de 30 mil argentinos sean juzgados con todas las garantías del debido proceso y en el marco del estado de derecho, aquello que le negaron a miles de compañeros secuestrados, torturados y asesinados.

En esta fecha, entonces, no podemos dejar pasar por alto la prioridad que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner le otorgaron a la posibilidad de que por fin en la Argentina se pueda juzgar y condenar en los casos que así lo considere la Justicia a los genocidas de la última dictadura y a sus cómplices, mediante el impulso a la declaración de inconstitucionalidad de las leyes de impunidad (punto final y obediencia debida), entre otras tantas medidas.

Tampoco podemos dejar de recordar que el verdadero objetivo de la última dictadura fue económico y social: posibilitar por medio de la sangre la concentración económica y la flexibilización laboral que los factores de poder no habían podido imponer en democracia y fragmentar el tejido social para diluir los lazos de solidaridad y fomentar, en su reemplazo, el individualismo.

(*) Diputado nacional Frente para la Victoria

Fuente