16 de diciembre de 2009

La última tentación de Clarín: los censores ultramontanos


Chocha, la gente de Clarín publica el siguiente notición:


"La Justicia ya le comunicó a la Jefatura de Gabinete que decidió suspender provisionalmente la aplicación de dos de los artículos más controvertidos de la Ley de Medios porque "menoscaban derechos constitucionales".

"La decisión la adoptó el juez federal Edmundo Carbone, quien hizo lugar a la medida cautelar que había solicitado Grupo Clarín para que se suspendiera la aplicación de los artículos 41 y 161 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. "


Paradojas las de la vida cuando, gracias a Google, descubrimos la biografía que el propio Clarín había elaborado del Señor Juez que ahora falla a su favor. El gran diario nos cuenta que:

"Entre 1967 y 1971 siguió una carrera administrativa en el Ministerio del Interior, durante los gobiernos militares de Onganía, Levingston y Lanuse. Y llegó a ser asesor de gabinete y, desde diciembre de 1969 hasta abril de 1971, Director General de Asuntos Jurídicos de esa cartera.

De allí en más, se dedicó al ejercicio liberal de la profesión que alternó con otro cargo como funcionario: entre 1978 y 1980 fue vocal secretario de la Comisión Nacional de Límites Interprovinciales, durante el gobierno militar de Jorge Videla.

En marzo de 1980, fue nombrado titular del Juzgado Nacional Nø 1 en lo Civil y Comercial Federal. Se mantuvo en ese cargo luego de que el presidente Raúl Alfonsín lo incluyera entre los pliegos de jueces del proceso militar propuestos para seguir en sus cargos. El Senado le dio acuerdo en mayo de 1984. De allí en más, no tuvo ningún ascenso."


Pero esto no termina acá. El juez Carbone tiene, oh casualidad, un lindo prontuario en el arte de la censura. Justamente él, quien interviene para negar la validez de un par de artículos de la Ley de Medios. Veamos:

"A escasas horas de exhibirse el film "La última tentación de Cristo", de Martin Scorsese, el juez federal Edmundo Carbone decretó "la abstención" de la proyección, hasta resolver la pretensión de "impedirla definitivamente" impulsada por Darío Facundo Arias, Félix María Dufourq y Esteban María Dufourq. El magistrado sostuvo su decisión en el artículo 2 de la Constitución Nacional que "prescribe que el gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano y toda vez que la proyección del film «La última tentación de Cristo» podría implicar una profanación de la fe católica".

Los firmantes (integrantes de la agrupación universitaria Santo Tomás Moro), reclamaron también "la prohibición de innovar" y, anticipadamente, abrieron un paraguas de protección al decir que "no se trata de censura previa" porque "el contenido de la película ha sido y tenido amplia difusión".

Enterado de la prohibición judicial, el presidente de la Comisión Arquidiocesana para las Comunicaciones Sociales, presbítero Alberto Balsa, envió al presidente de Imagen Satelital, empresa dueña de Space, que la medida "no es fruto de ninguna gestión de la jerarquía eclesiástica".

Por su parte, el canal Space difundió anoche en pantalla la resolución judicial e informó a la audiencia que la apelará de inmediato."


¡Como será de cavernícola el juez Carbone, que hasta GREGORIO BADENI (si, leyeron bien: BADENI) critica a magistrado del que ahora se aferra Clarín para salvaguardarse. Dice Badeni del juez:

"El constitucionalista Gregorio Badeni calificó como "un resabio del autoritarismo que todavía existe en nuestro país" la decisión del juez Carbone. "Es lamentable y una equivocación de punta a punta -dijo- porque la Constitución Nacional prohíbe la censura previa para todos los medios técnicos de comunicación social, así como lo hace el Pacto de San José de Costa Rica al que adhiere nuestro país." Badeni indicó: "Nuestra Corte Suprema de Justicia en varias oportunidades ha declarado que es inadmisible toda censura previa, aunque se manifieste bajo una faz preventiva". Visiblemente consternado, el doctor Badeni indicó que "esta decisión judicial es un atropello, sólo comprensible como un resabio autoritario. La medida del juez atenta contra la libertad de prensa, porque la cinematografía está englobada en ella, y le hace daño a la Iglesia"."


Además, ésto:

"
El diputado nacional por el Frepaso, Alfredo Bravo, reclamó ayer el juicio político del juez federal Edmundo Carbone que prohibió la exhibición del film "La última tentación de Cristo", de Martin Scorsese, el martes último, pero el juez luego se declaró incompetente para entender en la causa. El pedido firmado por el legislador socialista fue acompañado por sus compañeros de bancada, Héctor Polino y Carlos Raimundi, y por las diputadas radicales Elisa Carrió y Elisa Carca. "

En fin. Todo tiene que ver con todo ¿no?

5 comentarios:

Lucas Carrasco dijo...

¿Un juez "polémico" o ya se habrá purificado en las aguas del republicanismo?

El Asesor dijo...

Polémico fallo, eh.

Anónimo dijo...

gracias asesor, esto andaba buscando. muy bueno el blog.
Saludos

El Asesor dijo...

De nada, anónimo.

saludos

Martín (Latino) dijo...

Gran laburo Asesor, las cosas que uno descubre gracias al archivo.
Salutes.